Seguidores

04 marzo 2009

Como un niño...

Ya he comenzado las clases de Chino de este semestre. Como ya os comenté es una asignatura libre que he cogido y con la que daré por concluida la licenciatura de Documentación que comencé hace ya algunos años.

Empiezo desde cero, la primera unidad se refiere a como saludarse y preguntar por los nombres. O sea, lo más básico como en todas las lenguas. Pero la dinámica es diferente por dos razones: en primer lugar porque los métodos actuales de estudio del Chino incluye el aprendizaje y uso del "pinyin", la transcripción fonética de los caracteres, como herramienta adicional y en segundo lugar por que hay que aprender los caracteres chinos.

(Carácter chino tradicional que significa amar)

Esta semana he empezado a escribir caracteres y no os podéis imaginar que sensaciones más curiosas estoy sintiendo. Por un lado intento que los trazos que hago se parezcan al original pero los resultado son, por el momento, para morirse de la risa. Cuando consigo alguno medianamente aceptable, resulta que me ha quedado muy grande, o esta mal situado dentro de la línea, o no he seguido el orden obligatorio de los trazos...

(Caracteres chinos del siglo XII a. C. trazados en un caparazón de tortuga. Se utilizaban en prácticas adivinatorias)

A raíz de todo ello me he dado cuenta de que, en realidad, soy un completo analfabeto para ese idioma y que por lo tanto tengo que empezar desde cero como cuando aprendí a escribir en castellano (ya sabéis, eso del mamemimomu y mimamamemima) y tuve que dominar el abecedario y todas sus combinaciones y reglas. Y que por lo tanto mi torpeza, aparte de física también lo es mental, en el sentido de que mi cerebro debe acostumbrarse a procesar y representar esos nuevos símbolos... Y para eso es necesario hacer muchos "dibujitos", porque en realidad soy como un niño, solo que con 40 tacos y con el cerebro un poco menos receptivo que cuando aprendí el "tomate"...

El problema del aprendizaje radica en que puede haber varios caracteres que representen sonidos idénticos aunque con significados completamente diferentes. Es ahí donde esta la dificultad, pero bueno, ya me preocupare de eso cuando tenga criterio para ello. Lo importante es que esta semana he aprendido los primeros 15 caracteres, ya solo me faltan unos 1985 más para alcanzar el nivel básico de alfabetización.

Una curiosidad: en el siglo XVII se publico el Diccionario Kangxi - 康熙字典 - que llego a tener más de 47.000 caracteres; los diccionarios actuales cuentan con entre 5.000 - 12.000 caracteres.

3 comentarios:

  1. si te digo la verdad cuando empecé con el griego dije lo mismo de la escritura, y con los jeroglifos y con el cuneiforme y al final uno se acostumbra y ve que le sale mejor la letra en estos alfabetos que en el propio...

    animos y tira pa alante


    *uno que se especializo en lenguas muertas

    ResponderEliminar
  2. Pues mira tu por donde, que a mi siempre me quedó la cosa de estudiar griego, pero los primeros años con latín me fueron tan mal que se me quitaron las ganas.
    Afortunadamente, después aun tuve tiempo de disfrutar, en la Uni, con latín medieval...

    ResponderEliminar
  3. yo hice clasicas....vamos latin y griego

    *no, para nada, no hablaba de modificarme era un poco sarcastico, el internet que es asi de frio

    ResponderEliminar